Baklavá con Thermomix®

#Postres y dulces 20 octubre 2014

La primera vez que probé  estos pastelitos, fué en uno de mis restaurantes favoritos y sin ninguna duda reafirmé que me confieso una enamorada de la cocina árabe. De hecho ese restaurante me permitió probar platos tan excelentes como el cordero con aceitunas o la pastela de la que soy fiel consumidora.

La receta es muy sencilla y abierta pués yo, si los hago sin haberlo previsto antes (que me pasa con frecuencia), utilizo los frutos secos que tenga en casa. Así que entre los ingredientes, hago mención a las alternativas que podéis tener según vuestros gusto o lo que tengáis en casa en ese momento. Estos son de almendra cruda, piñones y avellanas.

Espero que los disfrutéis tanto como yo!

 

Ingredientes: (para unos 50 pastelitos árabes.)

1 paquete de pasta filo (hojas)

250 gr. de mantequilla

150 gr. de pistachos sin sal pelados (los venden en tiendas de especias y frutos secos)

160 gr. de azúcar preferiblemente moreno

1 cucharadita de canela

1/2 cucharadita de jengibre molido (en especia)

1/4 cucharita de nuez moscada

300 gr. de frutos secos en total: piñones, avellanas, almendras crudas, nueces, dátiles....

Almíbar:

220 gr. azúcar moreno

25 gr. miel

10 gr. zumo de limón

180-200 gr. de agua

20 gr. agua de azahar

 

Realización:

1.- Con el vaso muy seco, triturar los pistachos durante 15 segundos a v-5-10, hasta pulverizarlos. Reservar

2.- Sin lavar el vaso, poner el azúcar, la canela, la nuez moscada, el jengibre y pulverizar 10 segundos, Velocidad 5-10. Reservar

3.- Sin limpiar, echar en el vaso los frutos secos elegidos y triturar 10 segundos Velocidad 5

4.- Sin retirar del vaso añadir la mezcla del azúcar reservado y mezclar 5 segundos Velocidad 2. Reservar.

5.- Echar la mantequilla en el vaso y programar 3 minutos, 80 grados, Velocidad 1. Si no se derritiese toda, programar 30 segundos más. (Dependerá de lo fría que estuviese)

6.- Dejamos de base un papel de horno y colocamos una capa de pasta filo. Con un pincel de silicona, pintamos toda la hoja de pasta y ponemos otra encima. Esta segunda hoja la pintamos de nuevo con mantequilla y espolvoreamos por toda la lámina frutos secos de los que teniamos reservados hasta cubrir la capa de manera fina.

Ponemos de nuevo una hoja de pasta filo y la pintamos de mantequilla con el pincel. Encima colocamos otra hoja de pasta y volvemos a pincelar de mantequilla y en esta segunda volvemos a espolvorear los frutos secos por toda la lámina; esta operación la repetimos igual hasta terminar con todas las hojas de pasta filo que venían en el paquete y los frutos secos,  los repartiremos de manera equitativa cada dos hojas para que podamos llegar hasta cubrir todas las capas. Las dos últimas capas sólo serán de pasta filo y entre medias estarán pinceladas con la mantequilla.

7.- Ponemos un papel de horno en la bandeja del horno y precalentamos este a 180 grados.

8.- Con un cuchillo sin sierra y afilado cortamos los pastelitos haciendo tiras y dándoles forma de rombos, de triángulos, de rectágulos ...., y según los vamos cortando, los vamos pasando a la badeja del horno preparada. Con un paquete de pasta filo suelen salir dos bandejas enteras. Unos 20-25 pastelitos por bandeja de horno, así que serían dos tandas de hornada.

9.- Los horneamos vigilando siempre la temperatura de njuestro horno. Se tienen que dorar. Aproximadamente son unos 15-20 minutos por bandeja,  pero el tiempo siempre depende del tipo de horno que utilicemos.

10.- Mientras se doran preparamos el almibar. Para ello echamos en el vaso todos los ingredientes excepto el agua de azahar que solo la usaremos para aromatizar al final. Programamos 22 minutos, Temperatura Varoma, Velocidad 2.

11.- Cuando finalice, añadimos el agua de azahar y mezclamos 15 segundos a velocidad 2. Dejamos que se enfrie 3-4 minutos.

12.- Los pastelitos que ya tengamos preparados, los disponemos en una bandeja o en una fuente de servir y  les echamos por encima el almíbar.

13.- A continuación les espolvoreamos a modo de decoración el polvo de pistacho reservado.

NOTA: Se pueden comer en el día cuando se enfrían, pero os aseguro que al día siguiente si conseguis que lleguen, están aún mejor.

 

Baklavá con Thermomix®